viernes, 11 de agosto de 2017

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Inversión Extranjera Directa 2016

El año 2016 continuó siendo complicado en materia externa para un gran número de países latinoamericanos, que se vieron afectados por diversos problemas de la economía global, como el lento crecimiento de varios de sus principales socios comerciales (que frenó la llegada de capitales en busca de nuevos mercados), la creciente concentración de las inversiones en las economías principales (como consecuencia del avance tecnológico y la expansión de la economía digital) y la debilidad de precios de algunos de sus más importantes productos de exportación (como el cobre, el petróleo, la harina de pescado y el trigo).

Esos y otros factores incidieron en el desempeño de la inversión extranjera directa (IED), cuyo flujo hacia la región descendió casi 8%, llegando a su menor nivel desde el año 2010.

Así lo demuestran los datos que acaba de publicar la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su documento La Inversión Extranjera Directa 2017.

Brasil, el país latinoamericano con más IED, fue uno de los pocos que experimentaron una mejora en su monto, de 5.7%. Con ello se recuperó en parte de la fortísima caída del año 2015, explicable por los graves problemas políticos y económicos que afrontó y de los cuales está tratando de librarse.

México, tradicionalmente segundo en la lista, más bien tuvo una disminución de casi 8%, en la que sin duda tuvo mucho que ver la incertidumbre generada por la entonces probable elección de Trump en Estados Unidos, y la serie de amenazas que esta planteó para el país.

Colombia fue otro de los pocos países que mejoraron su dato, con lo cual logró desplazar del tercer lugar a Chile, que sufrió un retroceso de 40%, entre otras cosas por la baja de precios del cobre y la pérdida de rentabilidad de los proyectos vinculados a este.

El Perú también vio caer su monto, que pasó de US$ 8,272 millones a US$ 6,863 millones. Al igual que Chile, nuestro país fue impactado por la caída de precios y la reducción de la gran inversión minera que eso trajo consigo. Además, se vio afectado por la ralentización o postergación de varios importantes proyectos, como el del Metro de Lima o el gasoducto del sur.

Argentina, que en el 2015 había trepado hasta el cuarto lugar con un monto superior al de Chile, esta vez cayó al séptimo, al registrar una abrupta disminución de 64%, que se reflejó en un monto inferior al que obtuvo Panamá.

Ecuador fue otro país con una fortísima baja en su captación de IED. Su monto, de apenas US$ 744 millones, confirma el escaso interés que su política económica heterodoxa genera en los capitales externos.

El último de la lista sería Paraguay, con un monto de apenas US$ 274 millones. Pero para confirmar eso primero habría que conocer el dato de Venezuela, país cuya lamentable política económica viene generando cifras de inversión absolutamente incompatibles con los requerimientos del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog