jueves, 16 de marzo de 2017

Las Más Recientes Emisiones de Bonos Soberanos

Gracias a su muy adecuada política económica, consolidada a lo largo del último cuarto de siglo, el Perú posee la segunda mejor reputación crediticia internacional de América Latina, sólo por detrás de Chile.

Y eso le permite acceder con gran facilidad a los mercados internacionales de capital, donde puede obtener, sin mucho esfuerzo, créditos con tasas de interés bastante bajas y a plazos sumamente extensos, que le sirven para múltiples fines, como financiar su desarrollo o reestructurar su deuda, para hacerla menos gravosa.

En lo que va del año ha recurrido varias veces a esta instancia de financiamiento, mediante diversas emisiones de bonos soberanos. Eso se comprueba en el cuadro de arriba, recién publicado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Allí se puede ver que ha efectuado Operaciones de Endeudamiento (OE) y Operaciones de Administración de Deuda (OAD). Algunas de ellas han sido para apoyo a la balanza de pagos, otras para prefinanciamiento, y otras para proyectos de inversión pública (como el proyecto de la Línea 2 del Metro, donde el Estado es cofinanciador).

Los plazos varían grandemente, habiendo bonos que vencerán el año 2023, pero otros que lo harán muchísimo tiempo después, en el 2054.

Las tasas del cupón (tasas anuales a pagar periódicamente) van desde 3.2666% (en los bonos que vencen en el 2054) hasta 8.20% (en los que vencen en el 2026). Los rendimientos van desde 3.93% hasta 6.92%.

La última incursión peruana en el mercado internacional de capitales acaba de ser hace apenas una semana, por medio de dos operaciones, que, tal como las anteriores, han sido sumamente exitosas.

En la primera se logró subastar S/ 202.75 millones en bonos que vencerán en agosto del año 2024. Estos papeles fueron colocados bajo la par, a un precio equivalente al 99.6329% de su valor nominal, con una tasa de rendimiento anual de 5.76%.
En la segunda se colocó S/ 225.00 millones, en bonos con vencimiento en agosto del año 2028. Contrariamente a los de la otra emisión, estos fueron colocados sobre la par, a un precio equivalente al 100.6884% de su valor nominal, a una tasa de rendimiento anual de 6.27%.

En ambas operaciones los montos que se preveía subastar eran de S/ 100 millones, pero se elevaron hasta las cifras mencionadas debido a que fueron ampliamente superados por la demanda, que en el primer caso llegó a 471 millones y en el segundo a 619 millones. Esto, sin duda, refleja la confianza que nuestro país inspira en los mercados de deuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog